Cafayate Malbec, mi caballito de batalla

La frase "caballito de batalla" se utiliza para representar una carta segura, un punto fuerte o una especialidad. Y en lo que a vinos tintos respecta, eso es el Cafayate Malbec para mí. Lo probé hace poco, e inmediatamente se convirtió en mi favorito, o más bien, en mi caballito de batalla. Es el que elijo para llevar cuando me invitan a comer, y nunca me ha defraudado, siempre ha gustado.

Cafayate Malbec es uno de los vinos del terruño salteño, más precisamente de Cafayate (como su nombre indica), producido por Bodegas Etchart, una de las pioneras en la región de Cafayate, Salta. No se trata de un vino de alta gama sino de un Malbec asequible. Pero tiene una gran realción costo/calidad. Es decir, tiene mucho que ofrecer a un precio bajísimo (no lea esto, Etchart). Y si no es conocido, tal vez sea porque tiene muy poco (o nulo) marketing. Básicamente lo conocí deambulando por la góndola de vinos del supermercado: "un vino de Cafayate que se llama Cafayate, y de Bodegas Etchart, este tengo que probarlo."

Lo probé y me sorprendió. Tal como leí más tarde en el artículo de Sebastián Ríos publicado en el diario La Nación ¿Puede un vino de 96 pesos ser el mejor del mundo?, este vino es un tinto a prueba de balas, una explosión de fruta a un precio irrisorio. Actualmente se consigue en las góndolas de los supermercados a un precio aproximado de 35 pesos argentinos.

La nota de cata de este vino dice: "De color rojo carmín intenso con destellos violetas oscuros, presenta aromas a frutos rojos cocidos como fresas, ciruelas y uvas pasas, fusionados con notas terrosas , cuero y especias como pimienta negra. En boca es amable y sereno, de buen cuerpo, redondo, con taninos suaves y dulces, lo que proporciona un largo y agradable final."

Existe una versión "Reserve" de este vino que tiene una crianza en barrica de seis meses, lo que le da una mayor complejidad e intensidad a este, de por sí, delicioso vino. A este también lo probé (y disfruté) porque que fue el reglado que me hizo mi vieja en mi último cumpleaños.

Quienes disfruten de los Malbec con buen cuerpo y sabores frutados, no dejen de probarlo, no se van a arrepentir. Se sugiere para acompañar carnes rojas asadas, cordero, ciervo, risottos y quesos maduros.