Mi receta de tarta de berenjenas

Una de mis grandes pasiones, a su vez uno de los motivos para crear este blog, es la cocina. El arte culinario. La buena comida y la buena bebida, por qué no.

Como todo joven pueblerino con ansias de progreso, tuve la necesidad de abandonar el hogar apenas terminado el colegio secundario. Con el título de Técnico Electromecánico bajo el brazo y la Universidad lejos de casa, no quedaba otra alternativa que abandonar el nido y hacerse hombre de golpe, para lograr el tan esperado desarrollo intelectual. La historia común de muchos amigos y un servidor: darse cuenta que hay que aprender a valerse por sí mismo.

Y entre tantas cosas importantes que uno debe aprender, está la cocina. Básicamente, si uno no se cocina, no come y se desnutre, lo cual es malo para el estudio. Al encender la primera hornalla, la reacción es más o menos similar a cuando Juan Neanderthal descubrió del fuego. Luego, con el pasar de los años, uno va adquiriendo ciertas habilidades, y, con suerte, llega a experimentar con sus propias recetas.

En mi caso tuve y tengo la suerte de contar con dos grandes maestras expertas en esto de la cocina: mi vieja y mi nona. Y gracias a ellas hoy comparto por primera vez una receta: tarta de berenjenas y espinacas.

Ingredientes

Para la masa:

  • 1 taza de harina.
  • 1 huevo.
  • 50 gramos de manteca cortada en cubitos.
  • 2 cucharadas soperas de agua.
  • 1 cucharada sopera de vinagre.
  • Sal a gusto.

Para el relleno:

  • 3 berenjenas.
  • 1 atado de espinaca.
  • 2 tomates.
  • 1 cebolla.
  • 150 gramos de queso cremoso cortado en cubitos.
  • 3 huevos.
  • Nuez moscada.
  • Sal y pimienta a gusto.

Preparación

Para la masa, incorporar todos los ingredientes en la procesadora. Es recomendable sacar la manteca de la heladera un rato antes, para que esté a temperatura ambiente y sea más fácil de incorporar. Cuidado de no pasarse de agua, la masa debe quedar más bien seca. Procesar hasta que se haga el bollo (si se hacen grumos y no se incorporan, agregar líquido de a muy poco). Reservar el bollo en heladera.

Para el relleno, rehogar la cebolla bien picada en aceite. Luego incorporar las berenjenas cortadas en cubitos. Salar un poco para que las berenjenas liberen algo de líquido y cocinar a fuego lento, revolviendo de vez en cuando. Por otro lado, lavar bien con agua fría y picar en trozos bien grandes las hojas de espinaca. Una vez que las berenjenas estén bien tiernas incorporar las hojas de espinaca. Cocinar con la olla o sartén destapada para que se reduzcan los líquidos. Después de unos minutos, incorporar los tomates picados en cubitos. Luego de reducir el líquido liberado por el tomate y la espinaca, retirar del fuego y dejar entibiar (si el líquido no se reduce completamente es posible agregar un poco de avena arrollada para que lo absorba, al mismo tiempo en que se suma un buen nutriente a la receta).

Retirar la masa de la heladera, estirar con un palo de amasar y colocarla sobre un molde o tartera. Una vez entibiado el relleno, incorporar el queso y los huevos batidos. Revolver la mezcla, colocar sobre la masa y al horno a temperatura media.

Dejar en el horno hasta que se dore bien la superficie de la tarta. Luego retirar del horno y ¡a disfrutar de una receta saludable y deliciosa!

Ideal para acompañar con unas milanesitas de peceto al horno.