Solomillo de cerdo con ciruelas

El solomillo es considerado como uno de los mejores cortes de carne de cero. Es posible prepararlo de diferentes formas, pero para mi gusto las mejores recetas con carne de cerdo son aquellas que combinan sabores agridulces.

En esta oportunidad quiero compartir mi receta para preparar los solomillos de cerdo con una deliciosa salsa agridulce de ciruelas pasas: un auténtico manjar. Como siempre, mis recetas favoritas son simples y prácticas, y esta no es la excepción.

Ingredientes

Para dos personas

  • Dos solomillos de cerdo (también se puede utilizar un trozo de carré).
  • Ciruelas pasas sin carozo: 150 gramos.
  • Media cebolla picada bien fina.
  • Dos dientes de ajo.
  • Medio vaso de vino blanco.
  • Crema de leche: dos cucharadas soperas.
  • Mostaza: dos cucharadas soperas.
  • Romero.
  • Aceite de oliva.
  • Sal, pimienta y comino.

Preparación

Condimentar los solomillos con sal, pimienta y comino. Calentar un chorro generoso de aceite de oliva y agregar los dientes de ajo pelados enteros y una ramita de romero. Sellar a fuego fuerte toda la superficie de los solomillos.

Luego agregar la cebolla picada bien fina y cocer unos minutos removiendo. Deglasar el fondo de cocción con medio vaso de vino blanco.

Cocinar tapado y a fuego lento durante unos 40 minutos. De ser necesario agregar agua caliente para que la cocción no pierda líquido.

Mientras tanto, picar en cuartos o mitades las ciruelas (dependiendo de su tamaño). A mí me gusta que se sientan los trozos de ciruela en la salsa, por eso no las pico demasiado.

Una vez que la carne esté bien cocida agregar las ciruelas picadas y remover bien la cocción para que las ciruelas desprendan su color característico y se vaya haciendo la salsa. En un recipiente aparte, mezclar bien la mostaza con la crema. Agregar la mezcla a la cocción.

Cocinar unos minutos más hasta que la salsa tenga una buena consistencia espesa.

Como guarnición recomiendo usar papines andinos hervidos con manteca como aderezo.

Para emplatar, retirar los solomillos y cortar en rodajas gruesas. Como se trata de un corte angosto, servir tres rodajas en cada plato y cubrir con salsa de ciruelas y papines a un lado.

El maridaje para este delicioso plato de cerdo agridulce puede ser un buen Shiraz, o por qué no un Torrontés de la región de Cafayate.

Que lo disfruten y ¡buen apetito!