Hablando de la libertad

Lo primero sobre lo que quiero escribir es acerca del nombre de este blog, ¿de dónde salió un nombre tan cursi?

Ya hablé en Linuxito acerca de Blogger y el problema de cyberocupación que tiene. Es decir, es casi imposible encontrar un nombre de dominio disponible, y la mayoría de los que están ocupados, son blogs vacíos o con sólo una entrada. Por ello, no tenía mucho para elegir, quería algo relativamente corto y con algo de sentido.

Entre tantas pruebas, comencé a buscar nombres con frases de la letra de la canción "Hablando de la libertad" de "La Renga", una de mis bandas favoritas durante mi juventud. Este tema fue (y es) uno de mis favoritos del rock nacional, sobre todo por su letra, profunda e inspiradora.

En mi época de estudiante tenía como rito o cábala escuchar esta canción antes de ir a rendir cada examen final. Lo hacía para quitarme presión, y pensar que desaprobar un examen "no era la muerte de nadie". En esa época no tenía celular ni reproductor mp3, así que la escuchaba en casa a todo volumen y salía "a pata" para la Universidad, tarareándola en el camino. Desde que implementé ese ritual, en los primeros años de mi carrera de Ingeniería en Sistemas de Computación, nunca desaprobé el final. Supongo que la verdadera causa era estudiar duro, pero al menos los nervios nunca me jugaron una mala pasada.

Esa es la historia del nombre de este blog, quería un nombre relacionado a mis vivencias cotidianas, encontré esta frase sacada de la letra de "Hablando de la libertad", y básicamente es lo poco que había disponible.

La Renga, Hablando de la libertad (letra)

    Hice a mi cuerpo amigo del cielo y la distancia
    y me fui a buscarle una verdad a mi corazón.
    Algo tan grande como el cielo y las montañas
    y tan pequeño como una gota de rocío.

    Y ya no estuvo mas conmigo mi corazón,
    se fue a posar en cada una de las cosas;
    y ya no estuvo mas conmigo mi corazón,
    se fue a fundir con la esencia y la sabia.

    Y ahora solo un camino he de caminar,
    cualquier camino que tenga corazón.
    Atravesando todo su largo sin aliento,
    dejando atrás mil razones en el tiempo.

    Y morir queriendo ser libre,
    encontrar mi lado salvaje,
    ponerle alas a mi destino,
    romper los dientes de este engranaje.

    Hice un lugar en el refugio de mis sueños
    y guarde ahí mi tesoro mas preciado.
    Donde no llega el hombre con sus jaulas
    ni la maquinaria de la supervivencia.
    Me fue mas fácil, intentar la vida,
    que venderla al intelecto y la conformidad.

    Y ahora solo un camino he de caminar,
    cualquier camino que tenga corazón.
    Atravesando todo su largo sin aliento
    dejando atrás mil razones en el tiempo.

    Morir queriendo ser libre,
    encontrar mi lado salvaje,
    ponerle alas a mi destino,
    romper los dientes de este engranaje.